sábado, 24 de abril de 2010

Mi compañera de viaje...


Pensaba en irme leyendo durante todo el camino, así es que logré conseguir el libro: “La Balsa de Piedra” de Saramago. Sabía que me esperaba un viaje de cinco horas en autobús, por eso quería ir bien preparado. Pero al abordar mi transporte, en el asiento conjunto al mío, una monja joven me sonrió, yo le correspondí la sonrisa, y de la nada iniciamos una larga conversación que duró todo el viaje, era como si nos hubiéramos conocido toda la vida. La plática fue tan amena e interesante que no sentimos el tiempo, entonces pensé en una glosa de Saramago, que se encuentra en su libro: “Viaje a Portugal”, que dice:


“...Queda dicho que entre Pinhel y Cidadelhe hay veinticinco kilómetros. Júntese a ellos cuarenta entre Guarda y Pinhel, y son setenta y cinco, que dan para conversar mucho, y sabido es que nadie conversa más que dos personas que, habiéndose conocido hace muy poco, tienen que viajar juntas. Al poco rato ya se intercambian confidencias, ya se confían vidas más allá de lo que generalmente se cuenta, y entonces se descubre que bien se entiende la gente por el sólo hecho de hablar, cuando no se quiere que en el espíritu del otro queden sospechas de poca sinceridad… ” [*]


Así es que hice una nueva amiga, para rematar las coicidencias, al preséntanos, me di cuenta que mi compañera de viaje tiene el mismo apellido que yo, y también tiene la mirada más dulce del mundo.


_____________
[*] Saramago (2003) Viaje a Portugal. Editorial Punto de Lectura. Madrid, España. Pág.: 254

12 comentarios:

MA dijo...

Una historia muy interesante la que nos traes hoy querido amigo , sobre todo muy especial y con morbo por ser una moja joven, tu compañera de viaje... jeje.

Un abrazo de MA prara ti

Mizar dijo...

Es curioso como la gente cruza conversaciones en viaje como si necesitaran conocerse en el tiempo que dura la travesía. Hace mucho que no me pasa eso yendo de viaje y en parte se echa de menos.. pero creo que cada vez es menos habitual, al menos en España. Cada uno a lo suyo, ya sabes..
Bonita historia, Ronald. Aunque eso de la "mirada más dulce del mundo" deja delatar que te quedaste prendado ¿Como es posible que te bajaras del autobús?
Me alegra que te hayas decidido por leer La Balsa de Piedra, espero lo disfrutes.
Un abrazo!

Mizar

MANUEL IGLESIAS dijo...

Monja joven! Dios, según están las cosas, yo hubiese tomado precauciones, el clero es el clero. Monja joven es decir teta de novicia, una fantasia que has realizado. Hubiese sido deseable en tren. Buen relato. Un saludo

MA dijo...

Gracias amigo por tu felicitación dejada en mi blog.

Un abrazo de MA para ti.

Rodrigo Yáñez dijo...

Que suerte tienes. En cinco horas ya poder llegar a otro país. Para nosotros es más complicado. Me gustaría que conocieras algún día el sur de Chile.
Tienes una capacidad innata de llevarte bien con las personas, tal parece.
Y es que entre borracheras...
La última noche fue larga, y no recuerdo el momento en que dejamos de conversar.
Un saludo y espero que haya estado bueno el concierto.

LUIS BORJA dijo...

LAS MONJAS BESAN DULCEMENTE, ES UN BESO "ANGELICAL".
SIMPRE CON TUS HISTORIAS, FANTASTICAS Y CMO TE CONOZCO MI ESCELNETE AMIGO BORGIANO,(UNA VARIANTE FONETICA INTERESANTE) ES INTERESANTE CMO LA FICCION SIMPRE TIENE ALGO DE VERDAD, REALIDAD.
SALUDOS.

Melody Paz dijo...

Caballero vine a visitarte, arriesgandome de los ladrones del bosque, encima al corcel le he contagiado mi modorra. Ya te había comentado en mi blog que me agrada este post y tu especial amiga.
Bueno, viendo que no habeís colgado nada nuevo, me marcho Caballero no sin antes dejarte un chuick de princesa.

actor muerto ambulante dijo...

A veces nos olvidamos de hablar, y pensar que nuestro sistema de articulación y el cerebro han llevado millones de años en desarrollarse y no lo utilicemos, y mas triste aún es el uso que hacemos de ello y peor aún cuando con una bala se estropea esa facultad...cuidate

Martikka (Marta Abelló) dijo...

Los trenes y los desconocidos pueden aportarnos interesantes momentos: me alegro de que hayas tenido tu momento curioso y especial.

Saludos...!

ESTEFANIA DEL CARMEN dijo...

ME AGRADA QUE ESTES CON NOSOTROS, COMPARTIENDO DE TUS EXPERIENCIAS Y DE TUS ANECDOTAS. EL TUYO ES UNO DE LOS POCOS BLOGS PERSONALES QUE LEO.

LIRIO dijo...

Hola, Ronald

Lindo episodio el que nos narras, complementado por el fabuloso pasaje del Maestro Saramago.
Yo también soy muy dada a conversar en las travesías, por ejemplo, cuando tomo un taxi y sé que el trayecto será largo. Siempre me ha resultado fascinante ver cómo esos "extraños" tienen más oído para mi que muchos amigos, lo mismo que yo cuando los escucho: se da una excelente comunicación!

Por cierto, ya volvó mi Peregrino de sus vacaciones... ¿querrás ir a visitarlo mi blog UMBRALES?

Un beso desde Tepoztlán, México

Ronald Adolfo Orellana. dijo...

Hola a todos !!!

Las disculpas del caso porque he estado ausente estos últimos días, lo que pasa es que he estado perdido en el mundo de la realidad, ustedes ya saben: el trabajo, las cuentas por pagar, las enfermedades (si, porque después de que vine de Guatemala me dio una gripecita de esas que te tiran una semana completa en cama… pero lo bueno de todo es que sigo vivo)
Espero visitarlos a todos pronto, de antemano, reciban mis agradecimientos por sus excelentes comentarios. Gracias por creer en mi y leer mis entradas de blog, por algo son mis amigos, porque son personas excelentes y, aunque algunos todavía no los conozco personalmente, quiero decirles que los quiero mucho, a todos por igual.

SALUDOS CORDIALES

Un besito para mis amigas, y a mis amigos, un apretón de manos.