martes, 30 de marzo de 2010

CARTA ABIERTA III

“Ah, mis veinticinco años tirados a la calle.
Veinticinco años podridos que a nadie le sirvieron de nada.

(…)
Y me he muerto en la flor de los años y a media carcajada de la vida”.
P. G. R. en Vida Pasión y Muerte del Antihombre.



[Tanto este blog como su autor pertenecen a la ficción, nada puede objetar que Ronald Adolfo Orellana verdaderamente exista, ni tampoco nada puede justificar su existencia]


Hoy inicio mis veinticinco años, soy joven aún y no he leído a Otelo ni Hamlet. A estas alturas de mi vida, he conocido la traición, la envidia y las más infames abyecciones de mi entorno. Siempre he tratado de ser una persona transparente hacía los demás, creo que allí está mi mayor defecto. Recuerdo que hay un precepto budista que dicta: “Sólo un corazón puro puede atravesar la inmundicia sin ensuciarse…” hoy creo que mi corazón no era tan puro como pensaba.

He terminado este último año con un enorme desencanto, se socavó lo último en lo que creía, ahora lo único que me queda es el anhelo de marcharme.

Como siempre, en la montaña en la que vivo, y donde pocos se atreven a lanzar luces desde abajo, celebro mi cumpleaños de la única manera que puedo, escribiendo una carta abierta. Creo que está no será tan creativa como las anteriores, no será tan amena. A nadie le gusta escuchar a un moribundo quejarse, y mucho menos leer las quejas de otro. Pero quizás lo mío no sea una queja, quizás lo único que quiero es que veas mis entrañas, que veas esa carroña que guardo en mi interior, que veas los gusanos, no para que te enternezcas, si no más bien como una pieza de museo, como un cuerpo diseccionado dentro de una morgue, como quién llega por curiosidad a la escena de un crimen, y luego piensa: “puedo ser yo el que está allí tirado”

La verdad, me da tanto asco cuando conozco a manipuladores, a farsantes, a personas que fingen sus sentimientos, siento que esas personas me enferman el alma. Y este año he descubierto tantas, he sido victima de tantas, son tan imposibles, que la única manera que puede uno hacer para combatirlos, es mimetizarse, y tratar de jugar su mismo juego. Cualquier fin es bueno, siempre y cuando esté de por medio defenderse.

Posdata:
Pido disculpas a mis amigos que en verdad respeto, que son muchos, porque tengo la fortuna de estar rodeado de personas magnificas. Son una bendición en medio de este mundo cargado de inmundicia, ustedes han sido el contrapeso en la balanza. Con ustedes, mis fieles amigos, si quiero partir el pastel.

Ronald Adolfo Orellana.

viernes, 26 de marzo de 2010

A treinta años, Monseñor Romero, te recordamos.

Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño”
Monseñor Oscar Arnulfo Romero

"Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado".

Elegía, Miguel Hernández


Todas las causas tienen sus mártires, a Oscar Arnulfo Romero le tocó luchar por los derechos de las clases desposeídas de mi país. Desde su ministerio pastoral Monseñor Romero fue uno de los pocos jerarcas de la iglesia que denunció los abusos que se perpetraban en contra de los más pobres durante buena parte del siglo XX. Abusos cometidos por el autoritarismo militar, por los esbirros de uniforme, que defendían los intereses de unos pocos.

Hoy en día, faltan personas hechas con la madera de la cual fue tallado nuestro Obispo Mártir, faltan hombres que tengan la convicción de creer en sus ideales; y estar dispuestos a dar la vida por ellos.
Oscar Arnulfo Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980, a manos de un sicario, por orden del también fallecido Mayor Roberto d’Aubuisson, mientras el Obispo Mártir oficiaba una misa. Desde entonces, Monseñor Romero se ha convertido en un Súper-Yo Cultural [*] para el pueblo salvadoreño que cree en su legado.

Su tumba se encuentra en la cripta de Catedral Metropolitana de San Salvador, reproduce en efigie la fisonomía de Monseñor Romero, representándolo recostado, emergiendo con su atuendo de arzobispo del oscuro material del que está hecho el sepulcro, cuatro figuras sobresalen de las cuatro esquinas del mausoleo, que muestran una actitud solemne.
Para Monseñor Romero la iglesia siempre tenía que estar al servicio de los humildes, su legado se recuerda hasta nuestras fechas, y seguirá vivo en el corazón de los salvadoreños.



____________
[*] Término propuesto por Sigmund Freud para nombrar a aquellas personas que adquieren la categoría de mito dentro de una cultura, como por ejemplo: Gandhi, Jesucristo, o el Che Guevara.

sábado, 20 de marzo de 2010

[La Poesía]*

El sueño es un arte poético involuntario.
Kant

La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura.
Joaquín Sabina

Si no fuese por la muerte nunca habría poesía en la vida.
Artur Graf



Hace algunos días percibí que el clima había cambiado, meses atrás el calor era agobiante y anochecía más temprano, el cielo ya empieza a tornarse rojizo en el crepúsculo, una lluvia cansina me sorprendió hace pocas madrugadas; eso hizo darme cuenta que hemos entrado en otra época del año: al equinoccio de primavera. También me recordó (a mi que soy malo en recordar fechas) que en razón de esa transición estacional, este 21 de marzo se celebra el Día Mundial De La Poesía, instituido por la UNESCO. Por esa razón quiero dar la enhorabuena a todos los poetas, tanto a los vivos como a los muertos, recordemos que muchos grandes hacedores de la palabra murieron sin saber que iba a instituirse un día especial en el año a aquella razón de sus vidas, (cabe citar a Miguel Hernández, que en este mes se conmemora otro año más de su muerte).

Cuando queremos definirnos que es la poesía nos encontramos con una tarea harto difícil y espinosa. En muchas partes (libros, enciclopedias, clases aburridas de literatura, sitios web) se lee una falaz acepción que reza más o menos de esta manera: “La poesía es el arte de expresar cosas bellas a través del lenguaje”. Sin duda alguna, poesía es algo más que ese simple concepto. Para empezar, la poesía no sólo “expresa las cosas bellas”, como todo arte, también saca a la luz muchas cosas feas, duras, problemáticas de la vida, aún así es el gran estimulante para la existencia humana ¿Quién no ha sentido diversas emociones: ternura, tristeza, asombro, dolor, asco, al escuchar un recital, o al leer algunos versos? ¿Qué verdadero poeta no ha podido transmitir y experimentar esas emociones a través de la poesía, también embriagarse con ella al escribir, ver las imágenes que se encuentran dentro de un poema, sentir los olores, sentir el asombro ante la nueva forma de jugar con las ideas? ¿A quién no le ha cambiado la vida al leer algún poema? ¿Quién no se ha sentido identificado con una estrofa cualquiera? Yo por ejemplo, siempre guardo en mi memoria aquellas líneas del poema Límites, de Borges, que algunas veces me gusta repetirlas en mis adentros, porque siento que ningún poema expresa mejor mi condición como ser humano que en este:

Hay una línea de Verlaine que no volveré a recordar.
Hay una calle próxima que está vedada a mis pasos,
hay un espejo que me ha visto por última vez,
hay una puerta que he cerrado hasta el fin del mundo
Entre los libros de mi biblioteca (estoy viéndolos)
hay alguno que ya nunca abriré.
Este verano cumpliré
[veinticinco]* años;
La muerte me desgasta, incesante.

La poesía es un fin en si, como la tristeza, el amor, porque también es un puente que nos conecta al Ser, por esas razón Heidegger denomina al poeta como el Autoparlante del Ser. Aristóteles también dice: “La historia cuenta lo que sucedió; la poesía lo que debía suceder” es así que la poesía también tiene una gran carga utópica.

Nietzsche sostiene que todo poeta tiene que tener una condición fisiológica que él llama: Embriaguez Dionisiaca, esa condición intensifica la excitabilidad del artista “lo esencial en la embriaguez es el sentimiento de plenitud y de aumento de la fuerza. A partir de este sentimiento, uno tiende hacía las cosas, se las obliga a tomar algo de nosotros mismos, se las violenta, a este proceso se le denomina idealizar” bajo ese estado de idealización, toda la realidad se ve henchida, concentrada, vigorosa, sobrecargada de fuerza. Bajo el efecto de la embriaguez poética, el ser humano transforma las cosas hasta que reflejan su propio poder.

Todos están de acuerdo conmigo que discurrir sobre este tema es una tarea densa, como lo dejé dicho líneas arriba, creo que ya es momento de ir cerrando (por esta vez), no sin antes reiterar las felicitaciones a todos los poetas: aunque sé que para los verdaderos poetas, todos lo días son consagrados a la poesía.



___________
[*] Cincuenta, en el texto original.

domingo, 14 de marzo de 2010

De “Incursiones De Un Intempestivo” (Friedrich Nietzsche)



A causa de estar escribiendo un ensayo sobre la Ética y la Moral, he estado releyendo el Crepúsculo De Los Ídolos de Nietzsche, (quién – dicho sea de paso – alabó a Dostoievski, y que también se refiriera sobre Dante como: “la hiena que poetiza entre las tumbas” [*]). El fragmento que gloso no ha sido elegido de manera antojadiza: lo enmarco porque en estos últimos meses estas ideas han estado dando vueltas en mi cabeza, además porque ilustra los momentos por los que estoy pasando últimamente.

29
De una defensa de tesis doctoral.
– ¿Cuál es la tarea de todo sistema de educación superior?
– Hacer del hombre una máquina.
– ¿Cuál es el medio para ello?
– Tiene que aprender a aburrirse.
– ¿Cómo se logra esto?
– Mediante el concepto del deber.
– ¿Quién es su modelo?
– El filólogo [El Licenciado en Letras]*: enseña a empollar.
– ¿Quién es el hombre perfecto?
- El funcionario estatal.
– ¿Qué filosofía ofrece la fórmula suprema para el empleado estatal?
– La de Kant: el funcionario estatal como cosa en sí colocado como juez sobre el funcionario estatal como fenómeno.

_____________
[*] Incursiones De Un Intempestivo, fragmento 1.
[**] No encontrado en el texto original.

Tomado de:
Nietzsche F. W. (2005) Crepúsculo De Los Ídolos. Longseller, Buenos Aires: Argentina. Pág.:201.

______*______*______*______

Video de Nietzsche hundido ya definitivamente en la locura, de la que no saldría hasta su muerte:


video

martes, 9 de marzo de 2010

SUEÑO II

De pronto me veo dentro de una biblioteca, buscando la Divina Commedia. Había pasado varios días con sus noches hurgando entre los estantes y ficheros y no había podido encontrarla. Deducía la noción del tiempo al ver a través de una ventana como menguaba la luna que pasaba de llena a nueva.

Con la mano, limpiaba el polvo de las repisas. La biblioteca estaba vacía, sólo yo y un hombre sin ojos que estaba sentado frente a un escritorio, con un libro, como si leyera, la ocupábamos.

Dentro de mi pesadilla empecé a palidecer, mi rostro empezó a verse ojerizo y marchito. En un espejo, advertí mis ojos vivos incrustados en mi rostro muerto.

En un momento de mi búsqueda me encontré frente a una librera sobre la que se hallaba un rotulo que decía: “Libros Fuera del Índice” [*] En la repisa inferior encontré un libro hecho pedazos: me agaché, lo tomé y sentí como si hubiera cogido un pedazo de hielo; aun así traté de armarlo, pero no pude seguir porque me vi las palmas de las manos que se me empezaban a poner huesudas.

Por la ventana entró una gélida ventisca, los libros empezaron a salir disparados por los estantes; todos empezaban a caer en orden, la marejada se dirigía hacía mi… Luego desperté, había sido un sueño extraño y angustiante.


________________
[*] Es extraño, todo lo que se lee dentro de los sueños se ve a la inversa, como en un espejo.

miércoles, 3 de marzo de 2010

[Divina Commedia]*


A metà strada della vita
In una selva oscura, mi è stato
Perché il mio percorso aveva perso

Dante, Infierno, I:1-3

E io a lui: I’ mi son un, che quando
Amor mi spira, noto, e a quel modo
Ch’e’ ditta dentro vo significnado
[...]
Io veggio ben come le vostre penne
Di retro al dicttador sen vanno strette
Che delle nostre certo non avvenne.

Dante, Purgatorio, XXIV: 52-54,58-60


***

A mitad del camino de la vida
En una selva oscura me encontraba
Porque mi ruta había extraviado
[...]

Y yo le dije: Soy uno que cuando
Amor me inspira, escribo, y de esta forma
Voy expresando aquello que me dicta
[...]
Bien veo ahora como vuestras plumas
Detrás de quién os dicta van pegadas;
lo que no sucede con las nuestras

Imagen: Gravado de Gustav Doré: Infierno, La Divina Comedia.

lunes, 1 de marzo de 2010

El Uróboros


Quiero escribir un cuento que sea como el Uróboros, aquella fascinante serpiente que aprisiona su cola con la boca.

Ya estoy harto de mis cuentos lineales, o de los que están escritos usando vasos comunicantes, hoy quiero escribir un cuento que inicie con el fin.