viernes, 11 de diciembre de 2009

Exvoto

Tonantzin, protege a tus hijos mesoamericanos en el éxodo de sus vidas. Y de mí, no te olvides.

2 comentarios:

HUNTER dijo...

NO SOY MUY DEVOTO??

SOLO PUEDO DECIR QUE LA FE MUEVE FRONTERAS Y ES ESENCIAL PARA LOS SERES HUMANOS HASTA PARA LOS QUE SOMOS COMO TOMAS APOSTOL DE POCA FE.....!!!

Ronald Adolfo Orellana. dijo...

En estos tiempos nos hace falta la fraternidad, si tan sólo todos fuéramos un poquito más fraternos con los demás todo sería distinto. Aquí es donde pueden intervenir los símbolos, no importa el credo, ideología ni religión de cada uno, si respetamos algo ese símbolo puede unirnos a todos. Es así como he pensado en la Virgen de Guadalupe, la madre Tonantzin, que puede darnos un asidero de identidad como hermanos latinoamericanos que somos.